The gaseous way

 

 

Resulta que hay algunas teorías que especulan con la posibilidad no remota, de poder volcar la conciencia, a un dispositivo informático. Este hecho se ha visto hasta el momento en ciencia ficción, en series y películas. Descartes, localizaba una zona del cerebro, la Glándula Pineal como su nexo de conexión entre las dos substancias que permitían hablar de su dualidad. Se diferenciaba entre lo “físico” y lo “mental”, siempre apuntando al cerebro como principal soporte para la información del ser consciente. Pero según lo que yo propongo, esto es, la tesis de la física vaporosa o gaseosa, como estado de un compuesto, resulta que ese “volcado” de conciencia podría ser igualmente posible. Esto supone un notable avance, ya que permite no considerar el cerebro exclusivamente como soporte de la conciencia. Lo que nos permite contemplar que exista conciencia sin cerebro, es decir con un soporte físico en algún compuesto gaseoso, comprimido o libre, y también tiene consecuencias en el sentido de ampliar nuestro espectro de asignación de formas de vida, aceptando la posibilidad de formas de vida basadas en un estado de la materia gaseoso.