Estrategia de investigación basada en además de matar células cancerosas matar a los “mensajeros” que transmiten una señal cancerosa hacía las células sanas. O modificar el mensaje para revertir el proceso.


Breve argumento sobre la hipótesis del tratamiento contra el cáncer mediante la decodificación y manipulación selectiva de señales bioquímicas en la comunicación intercelular e intracelular.

Suponiendo la apoptosis un comportamiento de la célula que no ocurre de forma espontánea, sino que es producto de una orden o instrucción previa, deduzco la lógica de esta programación, en el sentido de que, si se cumplen determinadas condiciones, dicha célula debe morir o deshacerse.

Un segundo punto de interés radica en que las células se comunican entre si alterando el comportamiento de si mismas. Diversas señales químicas indican un cometido particular, excitando a la célula de algún modo. Esta comunicación, además, se ajusta al esquema universal presente en todo acto comunicativo.

Apoyándome en estas dos cuestiones sostengo que al igual que la muerte programada de la célula responde a una lógica transmitida mediante una señal, cuando no se produce la muerte programada, convirtiendo a estas células en “inmortales”, es posible achacar esto a una posibilidad de error en el mensaje o instrucción. Esto es semejante a la metáfora del emisor y el receptor, con el mensaje y el mensajero. Si todo esta correcto, la instrucción debe partir del emisor al receptor, a través de un canal, y llegar en perfecto estado para el cumplimiento del contenido del mensaje o instrucción.

Pero algo ha fallado. En este modelo de ejemplo, caben varias hipótesis, aunque la más plausible sea que el mensaje recibido este en mal estado, eso, o que la señal del emisor, no sea reconocida por el receptor, o ambas a la vez. De esta forma el ligando o sustancia inductiva, en su conjunción con el receptor, no provocarían el comportamiento esperado en la célula objetivo.

Es importante señalar que tanto emisor como receptor, “entienden” las mismas instrucciones porque comparten un mismo código. Y si esto es así y no se ha producido un fallo en el trasporte, es plausible que el fallo se haya producido al ensamblar o codificar el contenido del mensaje. En definitiva, un fallo en cualquier fase del proceso de comunicación intercelular puede motivar como en el caso que estamos tratando, la no apoptosis o no auto extinción de la célula.

Una instrucción de ejemplo sería para una célula de la piel, la siguiente:

  1. Si estás viva, te replicas 1000 veces, y entonces te auto extingues.

                            V=1 → R=1000 → V=0 STOP

Esta instrucción sencilla que podría ayudar a la regeneración del tejido cutáneo puede no obstante variar por diversos factores. Por ejemplo, por un problema de sintaxis, al ensamblar en el origen, lo que motivaría una fragmentación o perdida de información.

                              V=1→ R=1000 → V=1 CONTINUE

  1. Si estás viva, te replicas 1000 veces, entonces no te auto extingues (y vuelta a empezar).

En este caso, y por emplear términos binarios, el simple error en un bit de la comunicación altera la razón del mensaje original, motivando que la célula receptora, en este caso, no solo no se extinga, sino que entre en un ciclo o bucle reproductivo infinito.

Por todo ello, encuentro especialmente apremiante poner el foco de la investigación, en decodificar la secuencia de instrucciones precisas, en los tipos de mensaje, de la comunicación intercelular, como vía para poder tratar de invertir el comportamiento de las células “mal informadas” mediante una señal que contenga las instrucciones correctas o que anule las incorrectas.

En este sentido, aunque el tabaco, el alcohol, los gases contaminantes, algunos tipos de radiación, sean factores que influyan en la aparición de estas anomalías o modificaciones en el comportamiento natural de una célula, debido a alteraciones en la composición química de la misma, desde este enfoque, de la comunicación intercelular e intracelular, que estoy esbozando, no importaría la causa del error en la transducción o transcripción del mensaje, ya que este podría ser corregido mediante una terapia limpia y no invasiva, introduciendo la señal química corregida para subsanar dicho error.

En ese sentido, desde mi enfoque todos los factores de riesgo combinados o no, aunque actuarán de forma nociva sobre el organismo, alterando gravemente su funcionamiento, resultarían inocuos, una vez dominada la lógica del código de comunicación intercelular e intracelular. No es ya una cuestión fisiológica exclusivamente, no es el hardware, sino el software o parte lógica, la pieza o clave que nos falta para poner solución definitiva a estos problemas de salud que comprometen la calidad de vida y la vida misma de millones de seres humanos. Pero para ello, creo necesario poner el énfasis en esta vía de investigación, dotando de todos los recursos posibles en aras de lograr avances significativos.

66 Vistas