LA FILOSOFÍA SECUESTRADA

Filosofar atendiendo a la tradición de la que somos tributarios, es igual que caminar encadenado a una inmensa bola de acero. Es, en definitiva, la mejor práctica para no lograr ningún avance significativo. Si,...